top of page

Señalado por corrupción, intimidación y violencia, ex presidente de la CEDH aspira al INE


Sin desdoro alguno tras su desastroso paso como presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) –marcado entre otros escándalos por causar un daño patrimonial al organismo por más de cuatro millones de pesos-, Víctor Manuel Cid del Prado Pineda, aspira a formar parte del Consejo Local del Instituto Nacional Electoral (INE) de Tlaxcala.

El nombre del exombudsperson figura en la lista dada a conocer por el organismo electoral, tras el cierre de la convocatoria el pasado 4 de julio, en la que aparecen un total de 46 aspirantes -22 mujeres y 24 hombres- para ocupar las vacantes de consejero electoral propietario de la fórmula 1 y de consejera electoral suplente de la fórmula 2 del Consejo Local.

Así se hizo constar en el acta circunstanciada de la Junta Local Ejecutiva del INE en el estado con motivo de la conclusión del término del procedimiento para la recepción de documentación de las personas aspirantes a ocupar algún cargo en los consejos locales para el proceso electoral federal 2023-2024.

Con el folio 35, Del Prado Pineda aparece en la lista de aspirantes, cuyo registro lo hizo el último día del plazo previsto para este proceso del INE.

Aparte de la reprobación de la cuenta pública de los últimos meses que estuvo al frente de la CEDH –de enero a agosto de 2021- y también de la correspondiente a 2018, el exombudsperson estuvo involucrado en escándalos de presuntos actos corrupción.

Días previos a dejar el cargo, cobró de manera indebida un “finiquito laboral”, vacaciones, “prima de antigüedad” y una quincena completa, con lo que se embolsó alrededor de 200 mil pesos.

Antes, durante el ejercicio de 2018, con cargo al presupuesto de la CEDH –según documentos del Órgano de Fiscalización Superior (OFS)-, Del Prado Pineda lo mismo pagó injustificadamente viajes a distintos países, que sus traslados a la ciudad de Puebla donde estudiaba una maestría, e incluso para cubrir los gastos de un “doctorado honoris causa” que le “otorgó” una institución de cuestionada reputación.

En junio de 2021, al concluir su periodo como presidente de la CEDH, y tras fracasar en su intento por reelegirse, ese hombre se amparó para no dejar el cargo.

Incluso, a través de actos de intimidación y violencia, apoyado por policías y guaruras, trató de impedir la instalación del nuevo consejo consultivo de la CEDH, por lo que integrantes de diversas organizaciones se manifestaron en su contra y le reclamaron su cobardía.

4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page