top of page

El día que Joe Arroyo “abandonó” la salsa para grabar música urbana.

Esta colaboración fue la última grabación del Centurión de la Noche. En ella Mauro Castillo, famoso por cantar una de las canciones de Encanto, tocó el trombón.


Poco antes de morir, el Joe Arroyo se rindió ante los encantos de la música urbana y colaboró para uno de los éxitos de la cantante Naty Botero. Todo comenzó cuando los dos se conocieron y compartieron pantallas en un reality de RCN llamado Se busca intérprete.


Naty estaba preparando su segundo disco con Sony Music y ya tenía invitados estelares como Tostao de ChocQuibTown y un champetero entonces famoso en Europa llamado Luis Towers. Así que aprovecho su nueva cercanía para invitar a Joe Arroyo a participar en el primer sencillo del disco: “Esta noche es nuestra”, una composición que fusionaba el pop urbano con sonidos tropicales y guiños a la salsa del maestro.


Curiosamente en esa canción, el trombón lo grabo un entonces desconocido Mauro Castillo, quien luego de la muerte del maestro lo personifico protagonizando la novela grabada en su honor.


En los años siguientes, Mauro Castillo lanzó uno de los mayores éxitos de la salsa de los últimos quince años llamado “Viene y va” y además participó en la película Encanto de Disney, donde le puso la voz a uno de los personajes principales y cantó las versiones anglo y latina del hit infantil “No se habla de Bruno”.


¿Cómo fue la grabación de la canción en la que participó Joe Arroyo?


Para el video, la cantante y realizadora audiovisual Naty Botero, tiró la casa por la ventana. Eligió el malecón de Barranquilla para grabar y preparó cuidadosamente el vestuario, además que pidió ayuda a su amigo Alejandro Buchheim para que colaborara en la dirección.


El video se tuvo que grabar al atardecer, porque Joe dormía hasta las 4 de la tarde. Pero ese día el artista llegó puntual a la cita. Tenía puestos unos pantalones rojos de satín que según contó Naty hace años en una entrevista para Shock, él sentía que lo hacían ver como un diablo.


Aunque cuando grabaron la canción fue difícil que el Joe se sintiera cómodo con el estilo, su esposa hizo lo posible por lograr que se conectara. El día de la grabación Naty estaba preocupada porque él no estuviera a gusto, pero El Centurión de la Noche fue sumamente paciente para repetir las tomas.


Al final el Joe le confesó que aunque no había sentido tanto la canción en estudio, sí lo había hecho cantándola en vivo para la grabación del video. Lo triste es que la muerte del icónico salsero llegó apenas nueve meses después, dejando a Naty Botero nostálgica, pero por lo menos, con un bello recuerdo.





4 visualizaciones
bottom of page