top of page

CONTAMINACIÓN DE 8000 EMPRESAS PROVOCA ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA Y LEUCEMIAS EN TLAXCALA


Desde 1990 y hasta la fecha, los estados de Puebla y Tlaxcala han presentado las tasas de mortalidad por Enfermedad Renal Crónica (ERC) más altas del país en el grupo de edad de 15 a 49 años, merced a los altos niveles de contaminación generados por las industrias asentadas en la Cuenca del Alto Atoyac.

Según esa investigación, el río “es uno de los más contaminados de México debido a las descargas de aguas residuales de más de ocho mil empresas, principalmente de las industrias química, textil y automotriz. En las últimas cuatro décadas, enfermedades como la enfermedad renal crónica y las leucemias agudas han mostrado tasas de incidencia y mortalidad elevadas, en especial en jóvenes. Se trata de padecimientos con una fuerte carga asociada a la exposición de los tóxicos imperantes en la Cuenca del Alto Atoyac”.

Esa es una de las conclusiones del Informe Estratégico para la Comprensión de la Problemática Socioambiental de la Región de Emergencia Sanitaria y Ambiental de la Cuenca del Alto Atoyac, cuyo documento completo fue dado a conocer este martes en redes sociales por la directora general del Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt), María Elena Álvarez -Buylla Roces.

En esa investigación, se destaca también que en el periodo 2019-2021, la tasa de mortalidad por ERC entre la población de 10 a 19 años en el estado de Tlaxcala fue 2.7 por cada 100 mil habitantes, lo cual indica un riesgo de mortalidad de 4.0 veces mayor respecto de la tasa nacional.

Además, se desvela que, en Tlaxcala, la población de entre 10 a 19 años tiene un riesgo de morir por ERC cuatro veces mayor respecto del promedio nacional.

La Cuenca del Alto Atoyac es una de las 30 regiones del país que identifica el gobierno de México, a través del Conahcyt, “en estado de emergencia socioambiental y sanitaria. Estas regiones presentan fuentes y procesos contaminantes concatenados que han provocado profundas y graves consecuencias en la salud de sus poblaciones”, además de que se consideran “una de las herencias más funestas del sistema neoliberal”.

Dicha cuenca -según el informe del Conahcyt- es una región de aproximadamente 4 mil kilómetros cuadrados que abarca 47 municipios de Tlaxcala y 22 de Puebla, en los que viven el 79.5% de los habitantes del primer estado (1 millón 133 mil 149 personas) y el 42% (2 millones 844 mil 364 personas) de la población total de la segunda entidad. En esta zona nace el río Atoyac, que más adelante se convierte en el Balsas, para finalmente desembocar en aguas del océano Pacífico.

Además, se trata de la cuarta concentración metropolitana más grande del país y alberga un importante número de empresas ligadas a la red de proveeduría automotriz, empresas que liberan sustancias tóxicas al medio ambiente, tanto al agua, suelo y aire.

De acuerdo con el Directorio Automotriz 2023, en los estados de Puebla y Tlaxcala operan en conjunto alrededor de 30 conglomerados industriales.

Aparentemente, esos polos fabriles -se precisa en el informe del Conahcyt- son signos de un desarrollo económico y de prosperidad, pero en realidad han privilegiado la rentabilidad de empresas transnacionales que han promovido “externalidades” sanitarias, sociales y ambientales de consecuencias graves para las comunidades locales.

10 visualizaciones

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page